NOTICIA

Comunicado a la opinión pública del Comité Científico de SOCHEG frente a difusión periodística sobre  casos de tromboembolia venosa en usuarias de drospirenona y anticonceptivos hormonales


Información de la Sociedad Chilena de Endocrinología Ginecológica a la comunidad en relación con progestinas usadas en anticonceptivos hormonales.


La Sociedad Chilena de Endocrinología Ginecológica, SOCHEG, considera oportuno informar a la comunidad en relación a informaciones confusas respecto a productos que contienen  drospirenona, que han generado inquietud en la opinión pública.

A partir de 2011, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), la Agencia Norteamericana Food and Drug Administration (FDA) y la Agencia canadiense Health Canada han comunicado diferencias en el riesgo potencial de tromboembolismo venoso al comparar diversos  anticonceptivos.

Algunos estudios, no todos, sugieren menor riesgo de tener tromboembolia  venosa (coágulos en la sangre) en usuarias de anticonceptivos orales combinados con levonorgestrel comparado con aquellas que contienen drospirenona, desogestrel o gestodeno.

Cualquiera de ellos tiene menor riesgo de tromboembolia venosa que el embarazo y periodo posparto o puerperio.

El riesgo en términos absolutos se sitúa en los siguientes rangos:  hasta 1 caso por cada 10.000 mujeres sanas por año en no usuarias de anticonceptivos, 6 por cada 10.000 por año en mujeres embarazadas, 2 por cada 10.000 mujeres por año en usuarias de  levonorgestrel y entre 3 y 4 por cada 10.000 mujeres por año en usuarias de anticonceptivos de tercera y cuarta generación.

Levonorgestrel es una progestina perteneciente al grupo denominado “segunda generación” que se caracteriza por poseer leves efectos androgénicos. Se incluyen como pertenecientes a la “tercera y cuarta generación” a los anticonceptivos hormonales que contienen progestinas con otros efectos específicos, lo que las hace elegibles o recomendables en determinadas situaciones clínicas. Pertenecen a estos grupos: desogestrel, gestodeno, nomegestrol, dienogest y drospirenona, entre otros.

La Agencia Nacional de Medicamentos ANAMED, del Instituto de Salud Pública de Chile, comunicó haber recibido, desde el año 2003 al 17 de junio de 2013, 13 notificaciones de reacciones adversas de trombosis venosa, ninguna de ellas con desenlace fatal, de un total de 434 notificaciones reportadas para productos que contienen drospirenona.

La tromboembolia es un riesgo conocido para diferentes asociaciones hormonales de uso común, información que está disponible para médicos, matronas y usuarias en el instructivo que se adjunta a cada producto.

La tromboembolia venosa es un evento que se asocia mayoritariamente a inmovilización por yesos, grandes cirugías, reposo en cama, viajes largos, tabaquismo, dislipidemias, obesidad, mayor edad y trastornos de la coagulación, conocidos como trombofilias.

Está recomendado por la Organización Mundial de la Salud y las principales sociedades científicas internacionales y nacionales, incluyendo SOCHEG, que los profesionales facultados para recetar consideren estos riesgos al consensuar el uso (indicar, iniciar, mantener, cambiar o suspender) de un determinado tratamiento anticonceptivo y que la usuaria sea instruida sobre el oportuno reconocimiento de efectos no deseados.

La muerte por tromboembolia venosa es un evento aún más infrecuente. El riesgo absoluto de fallecer por esta causa en una mujer usuaria de anticonceptivos hormonales sería de 1/100.000 mujeres por año, riesgo menor que el de morir por tromboembolia venosa en embarazo (6 por cada 100.000 mujeres por año) y puerperio (40/100.000 mujeres por año). El Registro de Eventos Adversos de Medicamentos de Chile, no ha recibido reportes de muertes por fármacos anticonceptivos combinados de estrógenos y progestinas.

Según informaciones difundidas recientemente desde Canadá, médicos y farmacéuticos habrían reportado 600 reacciones adversas entre 2007 y febrero de 2013, incluyendo 23 muertes, relacionadas con un anticonceptivo oral combinado, sin mencionar el número de usuarias de ese fármaco e incentivando la notificación de uno solo de los fármacos de la clase, o sea, sin que se pueda comparar con el resto de los anticonceptivos hormonales disponibles.

La misma agencia, reconociendo las limitaciones del informe, recomienda no cambiar de prescripción sin una razón justificada, acogiendo la recomendacion de la FDA  de los Estados Unidos de diciembre de 2012 para el mismo producto.







    
El comité científico de SOCHEG, haciendo una revisión de los informes de muertes en Canadá, ha encontrado usuarias con morbilidad importante, obesidad mórbida con peso superior a 125 kg  en los informes en que este dato está disponible (7 de los 23 casos). El informe carece de información con respecto a otros potenciales factores de riesgo.

Los datos reunidos hasta ahora no son concluyentes. Algunos estudios prospectivos no detectan diferencias significativas en el riesgo de tromboembolia venosa entre todas las progestinas, mientras que otros estudios observacionales muestran un leve aumento en el riesgo de tromboembolia venosa cuando el anticonceptivo contiene drospirenona, desogestrel o gestodeno comparado con aquellos que contienen levonorgestrel. No obstante, se ha comunicado un leve menor riesgo de infarto al miocardio en usuarias de este grupo de anticonceptivos en comparación con levonorgestrel.

Estos últimos estudios adolecen de muchas fuentes de error, especialmente sesgos de selección.

Los estudios no sistemáticos están expuestos a intereses ideológicos, comerciales e incentivos perversos para la sobrenotificación al estimular eventuales compensaciones; por estos motivos, recomendamos el análisis imparcial y estricto de la metodología utilizada en las comunicaciones.

En definitiva,  no hay consenso fundamentado en evidencia prospectiva con poder estadístico, a nivel mundial, que los anticonceptivos hormonales de tercera o  de cuarta generación produzcan realmente mas tromboembolia venosa que aquellos con levonorgestrel.   

SOCHEG considera que la vigilancia es muy necesaria y debe llevarse a cabo de forma imparcial y con adecuada metodología. Los informes deben expresarse en forma de tasas por número de usuarias e incluir a todos los medicamentos de la clase. En este caso se muestran eventos relacionados solamente con un determinado medicamento, por lo demás, el más utilizado en Canadá; por lo tanto el número de casos podría ser igual, menor o mayor comparado con otros preparados.

SOCHEG concuerda con la recomendación de la Agencia Nacional de Medicamentos ANAMED, del Instituto de Salud Pública de Chile,  con respecto a la necesidad de permanente fármaco-vigilancia para todos los preparados anticonceptivos (o para cualquier medicamento), advirtiendo a prescriptores y usuarias sobre el riesgo potencial de tromboembolia venosa y sus factores relacionados.

SOCHEG recomienda a los prescriptores de anticonceptivos y a las usuarias sopesar los riesgos y beneficios de los anticonceptivos en cualquiera de las fórmulas disponibles. En particular, identificar la existencia de factores de riesgo de la mujer para desarrollar un evento tromboembólico, tales como inmovilizaciones ortopédicas o quirúrgicas, reposo prolongado, exceso de peso, tabaquismo (especialmente en mujeres mayores de 35 años), diabetes, hipertensión, alteraciones cardiacas y condiciones trombofílicas, ya sea genéticas o asociadas al síndrome antifosfolípidos. Cabe tener presente que el exceso de riesgo de tromboembolia venosa es mayor durante el primer año de uso de los anticonceptivos combinados o al cambiar de un tipo de anticonceptivo hormonal a otro; por lo tanto, no recomendamos cambiar un anticonceptivo hormonal sin una causa claramente justificada.

SOCHEG enfatiza que la elección de un método anticonceptivo debiera considerar los beneficios potenciales de la indicación en cada caso particular, tomando en cuenta la eficacia, tolerabilidad, los beneficios adicionales para la salud y calidad de vida, en muchos de los cuales, las progestinas de tercera y cuarta generación han mostrado superioridad sobre levonorgestrel.


Directorio SOCHEG 2013:

Dr. Sergio Brantes Glavic                                       
Presidente

Dr. Arnaldo Porcile Jiménez
Past Presidente

Dr. Patricio Barriga Pooley
Vicepresidente

Dr. Manuel Parra Armendaris
Tesorero
                                  
Dra. Paula Vanhauwaert Sudy
Secretaria General 

Dr. Luis Cruzat Triantafilo
Prosecretario

Dr. Ernesto Pizarro Orchard
Protesorero

Dr. Luigi Devoto Canessa
Director

Dra. Cecilia Arias Escárate
Directora

Dr. Pablo Lavín Acevedo
Director
Referencias:

1. Lidegaard 1. Ø , Nielsen L H, Skovlund C W, et a l. Risk of venous thromboembolism from use of oral contraceptives containing different progestogens and oestrogen doses: Danish cohort study, 2001 - 9 . BMJ  2011; 343 :d6423.
2. Mintzes B , Morgan S , Bassett K L. Medicine by media: Did a critical television documentary affect the prescribing of cyproterone-estradiol (Diane-35)? CMAJ 2005 ; 173:1313
3. Erdmann D , Schindler EM, Schindler A E . [Ovarian suppression with Diane 35/50].Geburtshilfe Frauenheilkd 1994 ; 54 : 627- 33 . [In German]
4. Murcia JM, E sparza ML. [Case report article: ovulation and Diane-35, current perspectives in detection and control of fertility] . Rev Med Univ Navarra 2006 ; 50 : 26 - 9 . [In Spanish]
5. Bruni V , Dei M . Hyperandrogenic conditions in the adolescent . In Amy JJ , ed . Paediatric and adolescent gynaecology. Amsterdam: Elsevier 2003 : 163 - 77 .
6. Martin KA, Chang RJ, Ehrmann DA , et al. Evaluation and treatment of hirsutism in premenopausal women:An Endocrine Society Clinical Practice Guideline . J Clin Endocrinol Metab 2008 ; 93 : 1105 - 20
7. Van der Spuy ZM, le Roux PA. Cyproterone acetate for hirsutism . Cochrane Database Syst Rev 2003 ; 4:CD001125 .
8. Arowojolu AO, Gallo MF, Lopez LM, Grimes DA .Combined oral contraceptive pills for treatment of acne . Cochrane Database Syst Rev 2012 ; 7 : CD004425.
9. Van Hylckama Vlieg A, Helmerhorst FM, Vandenbroucke JP , et al . The venous thrombotic risk of oral contraceptives, effects of oestrogen dose and progestogen type: results of the MEGA case-control study . BMJ 2009; 339 :b2921.
10. Martínez F , Ramí rez I , Pé r ez-Campos E , et a l. Venous and pulmonary thromboembolism and combined hormonal contraceptives . Systematic review and meta-analysis. Eur J Contracept Reprod Health Care 2012 ; 17 : 7 - 29 .
11. Raps M , Helmerhorst F , Fleischer K , e t a l. Sex hormonebinding globulin as a marker for the thrombotic risk of hormonal contraceptives . J Thromb Haemost 2012 ; 10 : 992 - 7 .
12. Alhenc-Gelas M, Plu-Bureau G, Guillonneau S , e t a l. Impact of progestagens on activated protein C (APC) resistance among users of oral contraceptives . J Thromb Haemost 2004 ; 2 : 1594 - 600 .
13. Lidegaard Ø, Løkkegaard E, Svendsen AL, et al. Hormonal contraception and risk of venous thromboembolism: national follow-up study. BMJ 2009; 339:b2890.
14. Jick SS, Hernandez RK. Risk of non-fatal venous thromboembolism in women using oral contraceptives containing drospirenone compared with women using oral contraceptives containing levonorgestrel: case-control study using United States claims data. BMJ 2011;340:d2151.  Parkin L, Sharples K, Hernandez RK, et al. Risk of venous thromboembolism in users of oral contraceptives containing drospirenone or levonorgestrel: nested case-control study based on UK General Practice Research Database. BMJ 2011;340: d2139.
15. Heinemann LAJ, Dinger JC. Range of published estimates of venous thromboembolism incidence in young women. Contraception 2007; 75:328-336.
16. Dinger JC, Heinemann LAJ, Kuhl-Habich D. The safety of a drospirenone-containing oral contraceptive: final results from the European Active Surveillance Study on Oral Contraceptives based on 142,475 women-years of observation. Contraception 2007;  75:344-354.
17. Seeger JD, Loughlin J, Eng PM, et al. Risk of thromboembolism in women taking ethinylestradiol/ drospirenone and other oral contraceptives. Obstet Gynecol 2007;110:587-593.
18. Skjeldestad FE. Increased number of induced abortions in Norway after media coverage of adverse vascular events from the use of third-generation oral contraceptives. Contraception 1997;55:11-14.
19. Goodyear-Smith A, Arroll B. Termination of pregnancy following panic-stopping of oral contraceptives.  Contraception 2002; 66:163-167.
20. Van Vliet HAA, Winkel TA, Noort I, et al. Prothrombotic changes in users of combined oral contraceptives containing drospirenone and cyproterone acetate. J Thromb Haemost 2004;2:2060-2062.
21. Lidegaard Ø Nielsen LH, Skovlund CW, et al. Venous thrombosis in users of non-oral hormonal contraception: follow-up study, Denmark 2001-10. BMJ 2012; 344:e2990.
22. Lidegaard Ø Milsom I, Geirssons RT, et al. Hormonal contraception and venous thromboembolism Acta Obstet Gynecol Scand 2012;91:769-778.
23. Dinger J, Pineda AA. Risk of VTE in users of an etonogestrel-containing vaginal ring combined oral contraceptives. Paper presented at the 60th Annual Clinical Meeting of the American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), San Diego, CA, USA, 7 May 2012.
24. Spitzer WO. The aftermath of a pill scare: regression to reassurance. Hum Reprod Update 1999;5:736-745.
25. Lewis MA, MacRae KD, Kuhl-Habichl D, et al. The differential risk of oral contraceptives: the impact of full exposure history. Hum Reprod 1999; 14:1493-1499.
26. Dinger J. Oral contraceptives and venous thromboembolism: old questions revisited. J Fam Plann Reprod Health Care 2009; 35:211-213.
27. Shapiro S, Dinger J. Risk of venous thromboembolism among users of oral contraceptives: a review of two recently published studies. J Fam Plann Reprod Health Care 2010; 36:33-38.
28. Heinemann K, Heinemann LA. Comparative risks of venous thromboembolism among users of oral contraceptives containing drospirenone and levonorgestrel. J Fam Plann Reprod Health Care 2011;37: 132-135.
29. Reid RL, Westhoff C, Mansour D, et al. Oral contraceptives and venous thromboembolism - Consensus opinion from an international workshop held in Berlin, Germany in December 2009. J Fam Plann Reprod Health Care 2010;36: 117-122.
30. Jensen JT, Trussell J. Communicating risk: does scientific debate compromise safety. Contraception 2012;86:327-329.
31. World Health Organization. Medical Eligibility for Contraceptive Use (4th edn). 2010. http://www.who.int/ reproductivehealth/publications/family_planning/ 9789241563888/en/index.html [accessed 6 March 2013].
32. Dinger J, Shapiro S. Combined oral contraceptives, venous thromboembolism, and the problem of interpreting large but incomplete datasets. J Fam Plann Reprod Health Care 2012;38: 2-6.
33. Hannaford PC, Iversen L. Mortality among oral contraceptive users: an evolving story. Eur J Contracept Reprod Health Care 2013;18:1-4.
34. Hannaford PC, Iversen L, MacFarlane TV, et al. Mortality among contraceptive pill users: cohort evidence from Royal College of General Practitioners' Oral Contraception Study. BMJ 2010; 340:c927.
35. Vessey M, Yeates D, Flynn S. Factors affecting mortality in a large cohort study with special reference to oral contraceptive  use. Contraception 2010; 82:221-229.
36. Registro Sanitario F- 4579/10. Base de datos Institucional GICONA. Instituto de Salud Pública de Chile (2013).
37. Base de Datos Institucional GICONA. Instituto de Salud Pública de Chile (consultado 30/01/2013)
38. Communiqué: Diane 35 et ses génériques. Agence Nationale de Securite du Medicament et des Produits de la Sante (ANSM), France. (27/01/2013)
Fundada el 1 de septiembre de 2006 para diseminar el conocimiento en Endocrinología Ginecológica, Reproducción y Andrología